|
    
                         English website       Proximamente
Registrarse

Fundación No-proliferacion para la Seguridad Global - NPSGlobal

MIÉRCOLES
ene 17
Home
PDF Imprimir Correo
Share

El gasto de la seguridad nuclear: Evaluación de costos, examen de prioridades

El gasto de la seguridad nuclear: Evaluación de costos, examen de  prioridades

 

Carnegie Endowment Report
Stephen Schwartz, Deepti Choubey

Enero 2009| Link al artículo completo

Los Estados Unidos gastaron más de $52 billones de dólares en armas nucleares y programas asociados en el año fiscal 2008, pero sólo el 10 por ciento se destinó a la prevención de ataques nucleares y la reducción de la proliferación de armas y tecnología nuclear. Esta es la principal conclusión de “El gasto de la seguridad nuclear: Evaluación de costos, examen de prioridades”, un nuevo estudio que utiliza documentos públicos y extensas entrevistas con oficiales del gobierno y expertos, para calcular el presupuesto total de la seguridad nuclear de los Estados Unidos. Los Estados Unidos nunca han indagado en los gastos relacionados a las armas nucleares de manera completa, obstruyendo una efectiva supervisión y la comprensión pública de las prioridades nucleares del gobierno.

Estas prioridades presupuestarias fuera de lugar envían al mundo la señal de que Estados Unidos está más interesado en preservar e incrementar su arsenal nuclear que en la reducción y eliminación de la creciente amenaza de la proliferación nuclear y en poner un límite a los ataques nucleares o radiológicos. Debido a que los gastos clasificados y otros costos relevantes son omitidos del análisis, el gasto actual es significativamente mayor.

Conclusiones claves:

Sólo un 1.3 por ciento ($700 millones) del presupuesto de seguridad nuclear fue empleado en la preparación para las consecuencias ante un ataque nuclear o radiológico.
Otro 56 por ciento del total se destinó para la explotación, mantenimiento y mejora del arsenal nuclear de los Estados Unidos.
La seguridad nuclear consume $13 billones más que la diplomacia internacional y la asistencia extranjera, casi el doble de lo que Estados Unidos asigna a la ciencia en general, espacio, y tecnología; y 14 veces el presupuesto del Departamento de Energía (DOE) para todas sus investigaciones y desarrollos relacionados con energía.
Las armas nucleares y sus programas relacionados cuentan al menos con el 67 por ciento del presupuesto del Departamento de Energía, el 8,5 por ciento del presupuesto del FBI, el 7,1 por ciento del presupuesto del Departamento de Defensa, y el 1,7 por ciento del presupuesto del Departamento de Seguridad.


Recomendaciones:

Exigir al Ejecutivo presentar dos contabilidades, una clasificada y una sin clasificar de todos los gastos relacionados con las armas nucleares. Sin una comprensión exacta de los gastos nucleares, el Congreso y el Poder Ejecutivo no pueden realizar una supervisión o planificar la política más efectiva.
Poner mayor énfasis en programas que aseguren y prevengan la proliferación de armas nucleares, material para armas, tecnología y conocimientos especializados.
Desarrollar mejores medidas para explicar y cuantificar los gastos de inteligencia relacionados con las armas nucleares. Una mayor transparencia y conocimiento podría conducir a una asignación más eficaz de los recursos de inteligencia.
Emitir una contabilidad precisa de la cantidad de veteranos que hayan recibido o a quienes se les haya negado la indemnización y la atención por la exposición a la radiación durante las pruebas nucleares atmosféricas entre 1946 y 1962, junto con el costo total de la indemnización y la atención.


Los autores concluyen:

”La aplicación de estas recomendaciones va a incrementar la comprensión y la rendición de cuentas, que a su vez llevará a un mayor apoyo del público para los críticos programas de seguridad nuclear y una asignación más eficaz de los recursos públicos. Cuando se combina con un nuevo enfoque sobre los asuntos nucleares, incluyendo la Revisión de la Postura Nuclear de la próxima administración de Obama, estos esfuerzos van a asegurar que las prioridades políticas y financieras están correctamente alineadas"

Sobre los autores:
Stephen I. Schwartz
es editor del Nonproliferation Review, publicado por el James Martin Center for Nonproliferation Studies del Monterey Institute of International Studies, la mayor Organización No Gubernamental en los Estados Unidos dedicada exclusivamente a la investigación y formación sobre asuntos de no-proliferación. Además es editor y coautor del Atomic Audit: The Costs and Consequences of U.S. Nuclear Weapons since 1940 (Brookings Institution Press, 1998), la crónica histórica autorizada de los gastos asociados a los programas de armas nucleares de los Estados Unidos. Schwartz ha servido anteriormente como editor y director ejecutivo del Bulletin of the Atomic Scientists, y como invitado con el Programa Foreign Policy Studies en el Brookings Institution.

Deepti Choubey es subdirectora del Programa de No-proliferación de Carnegie Endowment for International Peace. Sus intereses de investigación incluyen las especulaciones acerca de los estados sin armas nucleares, la intersección entre las agendas de no-proliferación y cambio climático, y el rol de la no-proliferación en la política de largo plazo de los Estados Unidos. Antes de unirse a Carnegie Endowment en 2006, Choubey fue directora de la Iniciativa de Paz y Seguridad (Peace and Security Initiative - PSI) del Ploughshares Fund.

Traducción: Fundación NPSGlobal



Volver

 


Síganos en