|
    
                         English website       Proximamente
Registrarse

Fundación No-proliferacion para la Seguridad Global - NPSGlobal

VIERNES
jun 23
Home Discursos Discurso del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama en Praga
Discurso del Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama en Praga PDF Imprimir Correo
Share

5 abr 2009, Praga.Discurso del Presidente de los Estados Unidos en Praga el 5 de abril de 2009

Muchas gracias Muchas gracias por este maravilloso recibimiento. Muchas gracias a la gente de Praga. Muchas gracias a la gente de la República Checa (Aplausos). Hoy, estoy orgulloso de estar aquí con ustedes en medio de esta gran ciudad, en el centro de Europa. (Aplausos) Y para parafrasear a un predecesor. También estoy orgulloso de ser el hombre que trajo a Michelle Obama a Praga. (Aplausos)

Al Sr. Presidente, al Sr. Primer Ministro, a todos los dignatarios que están aquí, gracias por su extraordinaria hospitalidad. Y a la gente de Republica Checa, gracias por su amistad hacia los Estados Unidos. (Aplausos)

He aprendido a lo largo de muchos años a apreciar la buena compañía y el buen humor de la gente de la República Checa en mi ciudad natal de Chicago. (Aplausos) Detrás de mi hay una estatua de un héroe de los checos – Tomas Masaryk. (Aplausos) En 1918, luego de que América había comprometido su apoyo a la independencia checa, Masaryk se dirigió a una multitud en Chicago que se estimó en más de cien mil personas. No creo que pueda igualar su record – (Risas) – pero me siento honrado de seguir sus pasos de Chicago a Praga.

Durante más de mil años, Praga se ha apartado de cualquier otra ciudad y cualquier otro lugar.

Ustedes han conocido la guerra y la paz. Ustedes han visto imperios elevarse y caer. Ustedes han guiado revoluciones en el arte y la ciencia, en política y en poesía. A través de todo, la gente de Praga ha insistido en seguir su propio camino, definiendo su propio destino. Y esta ciudad – esta ciudad dorada que es a la vez antigua y moderna -- permanece como un monumento vivo a su inconquistable espíritu.

Cuando yo naci, el mundo estaba dividido, y nuestras naciones se enfrentaban a circunstancias muy distintas. Pocas personas podrían haber previsto que alguien como yo se convertiría un día en Presidente de los Estados Unidos. (Aplausos) Pocas personas podrían haber previsto que un día el Presidente Americano tendría la posibilidad de hablar a una audiencia como esta en Praga. (Aplausos)

Pocos hubieran imaginado que la Republica Checa se convertiría en una nación libre, miembro de la OTAN, líder en la Europa Unida. Esas ideas hubieran sido rechazadas como sueños.

Hoy estamos aquí porque un número suficiente de gente ignora las voces que les dicen que el mundo no puede cambiar.

Estamos hoy aquí por el coraje de aquellos que se levantaron y corrieron el riesgo de decir que la libertad es un derecho de toda la gente, sin importar de qué lado del muro vivan, y sin importar su aspecto.

Estamos aquí por la primavera de Praga – porque la búsqueda libertad y oportunidad simple y basada en principios, avergonzó a aquellos quienes confiaron en el poder de tanques y armas para derribar la voluntad de un pueblo.

Estamos hoy aquí por el Espíritu de Praga – por la simple y principal búsqueda de la libertad … Estamos aquí hoy porque 20 años atrás, la gente de esta ciudad tomó las calles para reclamar la promesa de un nuevo día, y por los derechos humanos fundamentales que le habían sido negados por demasiado tiempo. Sametová Revoluce -- (Aplausos)– la “Velvet Revolution” (Revolución de terciopelo), nos enseño muchas cosas. Nos mostró que la protesta pacífica podía hacer temblar los cimientos de un imperio, y exhibir la falta de una ideología. Nos mostró que los países pequeños pueden jugar un rol central en los eventos mundiales, y que los jóvenes pueden mostrar el camino en la superación de viejos conflictos. (Aplausos) Y probó que el liderazgo moral es más poderoso que cualquier arma.

Es por esto que estoy hablando a ustedes en el centro de una Europa que es pacífica, unida y libre – porque gente común creyó que las divisiones podrían ser puentes, incluso cuando sus lideres no.

Ellos creyeron que las paredes podían caer; que la paz podía prevalecer.



Estamos aquí porque ciudadanos americanos y checos creyeron en contra de todos los pronósticos que hoy podía ser posible. (Aplausos)

Ahora, compartimos esta historia común. Pero ahora esta generación – nuestra generación – no puede quedarse inmóvil. Nosotros también tenemos una elección que hacer. Mientras que el mundo se ha vuelto menos dividido, se ha vuelto más interconectado. Y hemos visto a los acontecimientos pasar con mayor rapidez que nuestra habilidad para controlarlos – una economía global en crisis, el cambio climático, el peligro persistente de viejos conflictos, nuevas amenazas y la diseminación de armas catastróficas.

Ninguno de estos desafíos pueden ser resueltos de una manera fácil y rápida. Pero todos ellos demandan que escuchemos al otro y trabajemos juntos; que nos enfoquemos en nuestros interés comunes, no en nuestra ocasionales diferencias; y que reafirmemos nuestros valores compartidos, que son más fuertes que cualquier fuerza que juntos quiera apartar. Este es el trabajo que debemos llevar adelante. Este es el trabajo que he venido a comenzar en Europa. (Aplausos)

Para renovar nuestra prosperidad, necesitamos acción coordinada a través de las fronteras. Esto significa inversiones para crear más trabajo. Significa resistir a las paredes de proteccionismo que se interponen en el camino del crecimiento. Esto significa un cambio en nuestro sistema financiero, con nuevas normas para prevenir el abuso y la futura crisis. (Aplausos)

Y tenemos una obligación con nuestra prosperidad común y nuestra humanidad común a extender una mano a los mercados emergentes y los empobrecidos que sufren la mayor parte, aun cuando han tenido muy poco que ver con la crisis financiera, por lo que hemos dejado de lado más de 3 mil millones de dólares para el Fondo Monetario Internacional a principios de esta semana, para asegurarse de que todos - todos - recibe algún tipo de asistencia. (Aplausos)

Ahora, para proteger a nuestro planeta, ahora es el momento de cambiar la manera en que usamos la energía (Aplausos) Juntos, debemos confrontar al cambio climático terminado la dependencia del mundo hacia los combustibles fósiles, aprovechando la energía de nuevas fuentes como el viento y el sol, haciendo un llamado hacia todas las naciones a hacer su parte. Y yo me comprometo con ustedes a que en este esfuerzo global, los Estados Unidos esta ahora listo para liderar.

Para abastecer a nuestra seguridad común, debemos reforzar nuestra alianza. La OTAN fue fundada hace 60 años, luego que el comunismo se hizo cargo de Checoslovaquia. Fue entonces cuando el mundo libre aprendió demasiado tarde que no podía permitirse la división. Así que se reunieron para crear la alianza más fuerte que el mundo ha conocido jamás. Y debemos - estar hombro a hombro - año tras año, década tras década - hasta que una cortina de acero se levantó, y la libertad se extendió como el agua que fluye.

Esto marca el décimo año de la adhesión de la República Checa a la OTAN. Y sé que muchas veces en el Siglo 20, se tomaron decisiones sin ustedes en la mesa. Grandes potencias los decepcionaron, o decidieron su destino sin oír su voz. Estoy aquí para decir que los Estados Unidos nunca van a dar la espalda al pueblo de esta nación. (Aplausos.) Estamos obligados por los valores compartidos, la historia compartida - (Aplausos) Estamos unidos por los valores compartidos y la historia compartida y la duradera promesa de nuestra alianza. El Artículo V de la OTAN dice claramente: Un ataque contra uno es un ataque a todos. Esto es una promesa para nuestro tiempo, y para todos los tiempos.

La gente de la República Checa mantuvo esa promesa luego de que América fuera atacada; miles fueron asesinados en nuestro suelo, y la OTAN respondió. La misión de la OTAN en Afganistán es fundamental para la seguridad de la gente a ambos lados del Atlántico. Tenemos como objetivo a los mismos terroristas de al Qaeda que han golpeado desde Nueva York a Londres, y estamos ayudando a que al pueblo afgano asuma la responsabilidad de su futuro. Estamos demostrando que las naciones libres pueden hacer causa común en nombre de nuestra seguridad común. Y quiero que sepan que hacemos honores a los sacrificios del pueblo checo en este esfuerzo, y lloramos la pérdida de los que has perdido.

Pero ninguna alianza puede permanecer quieta. Debemos trabajar juntos como miembros de la OTAN para tener planes de contingencia para enfrentar a las nuevas amenazas, de donde quiera que vengan.

Debemos fortalecer nuestra cooperación entre nosotros, y con otras naciones e instituciones alrededor del mundo, parea confrontar daños que no reconocen fronteras. Y Debemos buscar relaciones constructivas con Rusia en asuntos de común interés.

Ahora, uno de esos asuntos en los que nos enfocaremos es fundamental para la seguridad de nuestras naciones y la paz del mundo – es el futuro de las armas nucleares en el Siglo 21.

La existencia de miles de armas nucleares es el legado más peligroso de la Guerra Fría. No se libró ninguna guerra nuclear entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, pero las generaciones vivían sabiendo que su mundo podría ser borrado con un solo destello de luz. Ciudades como Praga, que han existido desde hace siglos, que encarnan la belleza y el talento de gran parte de la humanidad, habrían dejado de existir.

Hoy, la Guerra Fría ha desaparecido pero miles de esas armas todavía existen. En un raro giro de la historia, la amenaza de una guerra nuclear ha disminuido pero el riesgo de un ataque nuclear se ha incrementado. Más naciones han adquirido estas armas. Los ensayos han continuado. El tráfico por el mercado negro de secretos nucleares y materiales nucleares abunda. La tecnología para construir una bomba se ha propagado. Los terroristas están decididos a comprar, construir o robar una. Nuestros esfuerzos para contener este peligro están centrados en el régimen global de no-proliferación, pero mientras más personas y naciones rompan las reglas, podríamos llegar al punto en el que el centro no puede sostener.

Ahora, entender ésto es de importancia para la gente en todo el mundo. Una arma nuclear que explote en una ciudad – ya sea Nueva York, Moscú, Islamabad o Bombai, Tokio o Tel Aviv, París o Praga – podría matar a miles de personas. Y no importa dónde ocurra, no hay límite para las consecuencias que podría tener – para la seguridad global, nuestra seguridad, nuestra sociedad, nuestra economía y nuestra supervivencia final.

Algunos argumentan que la proliferación de armas nucleares no pueden ser detenida, no puede ser controlada – que estamos destinados a vivir en un mundo donde más naciones y más personas tendrán las herramientas de destrucción final. Ese fatalismo es un adversario mortal, porque si creemos que la propagación de las armas nucleares es inevitable, entonces de alguna manera admitimos que el uso de las armas nucleares es inevitable.

Así como estuvimos en el Siglo 20 por la libertad, debemos permanecer unidos por el derecho de los pueblos de todo el mundo a vivir libres de temor en el Siglo 21. (Aplausos.) Y como potencia nuclear –como la única potencia que ha utilizado un arma nuclear, los Estados Unidos tienen la responsabilidad moral de actuar. No podemos tener éxito en este esfuerzo si solo, podemos iniciarlo.

Entonces hoy, afirmo claramente y con convicción el compromiso de América de buscar la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares (Aplausos). No soy ingenuo. Este objetivo no se alcanzará rápidamente - quizá no en lo que dure mi vida. Necesitará de paciencia y perseverancia. Pero ahora nosotros, también, debemos ignorar las voces que nos dicen que el mundo no puede cambiar. Tenemos que insistir, "Sí, podemos". (Aplausos)

Ahora, déjenme describirles el camino que debemos seguir. Primero, los Estados Unidos deberán tomara pasos concretos hacia un mundo libre de armas nucleares. Par poner fin al pensamiento de la Guerra Fría, reduciremos el rol de las armas nucleares en nuestra estrategia de seguridad, e instaremos a otros a hacer lo mismo. No nos equivoquemos: mientras estas armas existen, los Estados Unidos mantendrán un arsenal seguro y eficaz para disuadir a cualquier adversario, y garantizar la defensa de nuestros aliados - incluyendo la República Checa. Pero vamos a comenzar el trabajo de reducir nuestro arsenal.

Para reducir nuestro arsenal y sus cabezas nucleares, negociaremos un nuevo START (por sus siglas en inglés) este año con Rusia. (Aplausos) El Presidente Medvedev y yo comenzamos el proceso en Londres, y buscaremos un nuevo acuerdo para fin de este año que será legalmente vinculante y lo suficientemente fuerte. Y esto marcará las etapas para futuros recortes. Y buscaremos incluir todos los países con armas nucleares en esta empresa.

Para alcanzar la prohibición global de los ensayos nucleares, mi Administración buscará inmediatamente y agresivamente la ratificación de los Estados Unidos del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos (Aplausos). Después de cinco décadas de conversaciones, es tiempo de que los ensayos nucleares sean finalmente prohibidos.

Y para aislar los elementos básicos necesarios para una bomba, los Estados Unidos buscarán un nuevo tratado verificable que ponga fin a la producción de material físil en Estados con armas nucleares. Si somos serios en cuanto a detener la propagación de esas armas, entonces deberíamos poner fin a la producción de materiales para armas. Ése es el primer paso.

Segundo, juntos fortaleceremos el Tratado de No-proliferación nuclear como base para la cooperación. La base de negociación es estrecha: Los países con armas nucleares se moverán hacia el desarme, los países sin armas nucleares no las adquirirán, y todos los países podrán tener acceso a la energía nuclear con fines pacíficos. Para fortalecer el tratado, debemos tener en cuenta varios principios.

Necesitamos más recursos y autoridad para reforzar las inspecciones internacionales. Necesitamos consecuencias reales e inmediatas para los países que rompen las reglas o intentar abandonar el tratado sin causa.

Y debemos construir un nuevo marco para la cooperación nuclear civil, incluyendo un banco internacional de combustible, para que los países puedan acceder a la energía pacífica sin incrementar los riegos de la proliferación. Ése debe ser el derecho de cada nación que renuncie a las armas nucleares, especialmente países en desarrollo embarcados en programas pacíficos. Y ningún enfoque tendrá éxito si se basa en la negación de derechos a las naciones que juegan según las reglas. Tenemos que aprovechar el poder de la energía nuclear en nombre de nuestros esfuerzos para combatir el cambio climático, y la oportunidad para promover la paz a todas las personas.

Pero avanzamos sin ilusiones. Algunos países incumplen las normas. Es por eso que necesitamos una estructura que asegure que cuando una nación lo haga, se enfrentarán a las consecuencias.

Justo esta mañana, se nos recordó una vez más por qué necesitamos un nuevo enfoque más riguroso para hacer frente a esta amenaza. Corea del Norte rompió las reglas una vez más, probando un cohete que podría ser utilizado para un misil de largo alcance. Esta provocación pone en relieve la necesidad de acción - no sólo esta tarde en el Consejo de Seguridad de la ONU, sino en nuestra determinación de impedir la propagación de esas armas.

Las normas deben ser vinculantes. Las violaciones deben ser castigadas. Las palabras deben significar algo. El mundo debe estar unido para evitar la propagación de estas armas. Ahora es el momento de una respuesta internacional firme - (Aplausos) - ahora es el momento para una respuesta internacional firme, y Corea del Norte debe saber que el camino hacia la seguridad y el respeto nunca llegará a través de amenazas y armas ilegales. Todas las naciones deben unirse para construir un régimen mundial más fuerte. Y es por eso que debemos estar hombro a hombro para presionar a los norcoreanos para cambiar de rumbo.

Irán todavía no ha construido un arma nuclear. Mi Administración buscará la colaboración con Irán sobre la base de intereses mutuos y el respeto mutuo. Creemos en el diálogo. (Aplausos) Pero en el diálogo vamos a presentar una clara elección. Queremos que Irán tome el lugar que le corresponde en la comunidad de naciones, política y económicamente.

Vamos a apoyar el derecho de Irán a la energía nuclear con fines pacíficos, con controles rigurosos. Ese es el camino que la República Islámica puede tomar. O el gobierno puede elegir aumentar el aislamiento, la presión internacional, y una posible carrera de armamentos nucleares en la región, que aumentará la inseguridad para todos.

Déjenme ser claro: la actividad nuclear y misilística de Irán representa un amenaza real, no solo para los Estados Unidos, también para los vecinos de Irán y nuestros aliados. La República Checa y Polonia han sido valientes al aceptar ser sede de una defensa contra estos misiles. Mientras la amenaza de Irán continúe, vamos a seguir adelante con el sistema de defensa de misiles que es rentable y probado. (Aplausos) Si la amenaza iraní se elimina, tendremos una base más sólida para la seguridad y la fuerza impulsora de la construcción de misiles de defensa en Europa serán eliminados. (Aplausos)

Así, por último, debemos asegurarnos que los terroristas nunca adquieran un arma nuclear. Esta es la amenaza más inmediata y extrema a la seguridad mundial. Un terrorista con un arma nuclear podría desatar destrucción masiva. Al-Qaeda ha dicho que busca una bomba y que no tendría ningún problema en usarla. Y sabemos que existe material nuclear no seguro en todo el mundo. Para proteger a nuestro pueblo debemos actuar con un sentido de propósito, sin demora.

Así que hoy estoy anunciando un nuevo esfuerzo internacional para asegurar todos los materiales nucleares vulnerables en todo el mundo en cuatro años. Vamos a establecer nuevas normas, ampliar nuestra cooperación con Rusia, buscar nuevas alianzas para asegurar estos materiales sensibles.

También debemos construir sobre nuestros esfuerzos para acabar con el mercado negro, detectar e interceptar los materiales en tránsito, y usar las herramientas de financieras para interrumpir este peligroso comercio. Debido a que esta amenaza será duradera, debemos unirnos para hacer de los esfuerzos como la Iniciativa de Seguridad contra la Proliferación – PSI y la Iniciativa Mundial para Combatir el Terrorismo Nuclear, instituciones internacionales duraderas. Y deberíamos empezar por tener una Cumbre Mundial sobre la Seguridad Nuclear de la que Estados Unidos sea anfitrión en el próximo año. (Aplausos)

Ahora, sé que hay algunos que se preguntan si podemos actuar con una agenda tan grande. Hay quienes dudan de si posible la cooperación internacional, teniendo en cuenta las inevitables diferencias entre las naciones. Y hay quienes oyen hablar de un mundo sin armas nucleares y dudan si vale la pena establecer una meta que parece imposible de alcanzar.

Pero no nos confundamos: Sabemos adónde lleva ese camino. Cuando las naciones y los pueblos son definidos solo por sus diferencias, la brecha se ensancha entre ellos. Cuando no logramos alcanzar la paz, entonces ésta queda fuera de nuestro alcance. Sabemos el camino que elegimos cuando prevalece el miedo por sobre la esperanza. Denunciar o ignorar una llamada para la cooperación es una tarea fácil, pero también cobarde. Así es como comienzan las guerras. Ahí es donde termina el progreso de la humanidad.

Hay violencia e injusticia en nuestro mundo que debe ser enfrentado. Tenemos que hacerle frente no apartándonos, sino estando juntos como naciones libres, como personas libres. (Aplausos) Sé que una llamada a las armas puede agitar las almas de los hombres y las mujeres más que una llamada a abandonarlas. Pero es por eso que las voces para la paz y el progreso deben ser levantadas conjuntamente. (Aplausos)

Ésas son las voces que todavía resuenan por las calles de Praga. Ésos son los fantasmas de 1968. Ésos eran los alegres sonidos de la Revolución de Terciopelo. Ésos eran los checos que ayudaron a derribar un imperio con armas nucleares sin disparar un solo tiro.

El destino humano será lo que nosotros hagamos de él. Y aquí en Praga, vamos a honrar nuestro pasado alcanzando un futuro mejor. Vamos a salvar nuestras divisiones, construir sobre nuestras esperanzas, aceptar nuestra responsabilidad de dejar este mundo más próspero y más pacífico de lo que lo encontramos. (Aplausos) Juntos podemos hacerlo.

Muchas gracias. Gracias, Praga. (Aplausos)

Traducción: NPSGlobal

 

Volver

 


Síganos en