|
    
                         English website       Proximamente
Registrarse

Fundación No-proliferacion para la Seguridad Global - NPSGlobal

MIÉRCOLES
ene 17
Home Noticias Actores no-estatales Estados Unidos anuncia la muerte de Osama Bin Laden
Estados Unidos anuncia la muerte de Osama Bin Laden
Share

The New York Times, 2 may 2011.

Osama bin Laden, el autor intelectual del ataque más devastador en suelo norteamericano en los tiempos modernos y el hombre más perseguido del mundo, murió en un tiroteo con las fuerzas estadounidenses en Pakistán, anunció el presidente Obama el domingo 1 de mayo por la noche. En una dramática aparición tarde en la noche en el Salón Este de la Casa Blanca, Obama declaró que "se ha hecho justicia”, revelando que militares estadounidenses y agentes de la CIA habían acorralado finalmente a Bin Laden, el líder de Al Qaeda que los había eludido durante casi una década, en las primeras horas del lunes en la hora local.

La noticia conmocionó a la población norteamericana, a medida que miles de peregrinos se congregaron frente a la Casa Blanca, en Times Square y en el Ground Zero, agitando banderas de Estados Unidos, animando, gritando, riendo y cantando.

La muerte de Bin Laden es un momento decisivo en la lucha encabezada por Estados Unidos contra el terrorismo, un golpe simbólico que afirma la inexorable persecución de aquellos que atacaron Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001. Lo que queda por ver, sin embargo, es si impulsa a los seguidores de Bin Laden a convertirlo en un mártir o si sirve como un cambio de página en la guerra en Afganistán y le da un nuevo impulso a Obama para traer a las tropas estadounidenses de vuelta a sus hogares.

Sigue siendo poco claro Cuánto afectará su muerte a Al Qaeda en sí. Desde hace años los líderes estadounidenses han dicho que era más importante simbólicamente que importante para las operaciones porque estaba huyendo y por lo tanto no pesaba en ningún papel de liderazgo significativo. Y, sin embargo, se mantuvo como la cara más potente del terrorismo en todo el mundo y aún muchos quienes restaban importancia a su papel en los últimos años celebraron su muerte.

Teniendo en cuenta el status de Bin Laden entre los radicales, el gobierno estadounidense se preparaba para una posible represalia. Un alto funcionario del Pentágono dijo el domingo que las bases militares y las representaciones diplomáticas en los Estados Unidos y en todo el mundo recibieron la orden de pasar a un estado superior de preparación.

El ataque podría exacerbar las profundas tensiones con Pakistán, que periódicamente se ha molestado por los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos, incluso cuando evidentemente Bin Laden, encontró refugio en su territorio durante casi una década. Desde que asumió el cargo, Obama ha ordenado de manera significativa más ataques con aviones no tripulados contra presuntos objetivos terroristas en Pakistán, fomentando la indignación pública allí y que llevó al gobierno de Pakistán a protestar.

Cuando llegó el fin de Bin Laden, no se lo encontró en las remotas zonas tribales a lo largo de la frontera entre Pakistán y Afganistán, donde se presumía que era protegido, sino en una masiva instalación a una hora en auto desde la capital pakistaní de Islamabad. Estaba escondido en la ciudad de tamaño medio de Abbottabad, el hogar de una gran base militar paquistaní y una academia militar del ejército paquistaní.

Cuando los agentes estadounidenses llegaron a la casa el domingo, Bin Laden "se resistió a la fuerza de asalto" y fue asesinado en medio de un intenso tiroteo, dijo un alto funcionario del gobierno. Declaró que los funcionarios militares y de inteligencia supieron por primera vez el verano pasado que un "objetivo de alto valor" estaba siendo protegido en el recinto y comenzaron a trabajar en un plan para ir a buscarlo. A partir de marzo, Obama presidió cinco reuniones de seguridad nacional en la Casa Blanca para revisar los planes para la operación y el viernes por la mañana dio la orden final a las fuerzas especiales y agentes de la CIA para que ataquen.

“Ningún estadounidense resultó herido" dijo Obama. "Tuvieron cuidado de evitar víctimas civiles. Después de un tiroteo, mataron a Osama bin Laden y tomaron custodia de su cuerpo." La tradición musulmana exige el entierro dentro de las 24 horas, pero al hacerlo en el mar, las autoridades estadounidenses presuntamente estaban tratando de evitar la creación de un santuario para sus seguidores.

El destino de Ayman al-Zawahiri, el segundo en el mando de Al Qaeda, no estaba claro hasta la noche del domingo.

Obama dijo que Pakistán había ayudado a desarrollar la inteligencia que condujo a Bin Laden, pero un funcionario estadounidense dijo que no se informó al gobierno paquistaní sobre el ataque con antelación. "No hemos compartido nuestra inteligencia sobre esta instalación con ningún otro país, incluyendo a Pakistán," dijo el funcionario.

Las relaciones con Pakistán han empeorado en las últimas semanas hasta su punto más bajo en años. El almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, criticó públicamente el ejército de Pakistán hace dos semanas por no actuar contra los extremistas afines a Al Qaeda que se refugian en las zonas tribales de Waziristán del Norte. La semana pasada, el general Ashfaq Parvez Kayani, jefe del ejército paquistaní, dijo que Pakistán había roto la espalda de terrorismo en su territorio, lo que provocó escepticismo en Washington.

Obama llamó al presidente Asif Ali Zardari de Pakistán para contarle sobre el ataque después de que se puso en marcha, y sus asesores llamaron a sus homólogos paquistaníes. "Están de acuerdo en que este es un buen e histórico día para nuestras dos naciones", dijo Obama.

Los analistas dijeron que la muerte de Bin Laden implica un golpe doble para Al Qaeda, después de que sus sermones sobre la violencia anti-occidental parecían ser considerados irrelevantes por la ola de agitación política por todo el mundo árabe.

"Llega en un momento en el que el discurso de Al Qaeda ya está muy en duda en el mundo árabe", dijo Martin S. Indyk, vicepresidente y director de política exterior de la Brookings Institution. "Su relato era que la violencia era la forma de redimir el honor y dignidad como árabes. Pero Osama Bin Laden y su violencia no tuvieron éxito en derrocar a nadie."

Simpatizantes Al Qaeda reaccionaron con incredulidad, enojo y en algunos casos hablando sobre retribución.

El Presidente Obama advirtió que la guerra contra los terroristas no había terminado. "Seremos implacables en la defensa de nuestros ciudadanos y nuestros amigos y aliados. Vamos a ser fieles a los valores que nos hacen ser quienes somos. Y en las noches como ésta, podemos decir a las familias que han perdido a sus seres queridos por el terrorismo de Al Qaeda, que se ha hecho justicia ".

El presidente tuvo la precaución de añadir que, como el ex Presidente Bush hizo durante su presidencia, Estados Unidos no está en guerra con el Islam. "Bin Laden no era un líder musulmán, era un asesino en masa de los musulmanes", dijo Obama. "De hecho, Al Qaeda ha matado a decenas de musulmanes en muchos países, incluyendo el nuestro. Así que su desaparición debe ser bienvenida por todos los que creen en la paz y la dignidad humana. "

Es temprano para determinar como estas noticias impactarán en el proceso que el mundo árabe está atravesando. La importancia estratégica de la muerte de Bin Laden es casi irrelevante, pero su impacto psicológico y moral será de gran relevancia. Dentro del mundo árabe, Al Qaeda hasta el momento no ha tenido un rol significativo durante los alzamientos, por lo que esta noticia podría acelerar la pérdida de influencia de Al Qaeda en la región. Manifestaciones públicas republicanas parecería tener mayor éxito para alcanzar sus objetivos que el extremismo islámico pregonado por Bin Laden y sus seguidores. Sin embargo, si el republicanismo y la democracia se instalan abiertamente a través del mundo árabe, Al Qaeda podría influenciar más fácilmente en aquellos países donde los gobiernos autoritarios impedían su participación en la política doméstica.

En el frente interno, Barack Obama ha logrado una gran victoria en un momento en que su estrategia para asegurar la seguridad de Estados Unidos estaba siendo abiertamente criticada por la oposición republicana. Este logro será un gran espaldarazo para su ya proclamada campaña de reelección, y su prestigio a nivel mundial. Aunque la lucha contra Al Qaeda no ha terminado – como han declarado todos los funcionarios – Estados Unidos ha obtenido una victoria moral clave que podría poner el fin de la guerra en Afganistán en el horizonte.

 

Volver

 


Síganos en