|
    
                         English website       Proximamente
Registrarse

Fundación No-proliferacion para la Seguridad Global - NPSGlobal

DOMINGO
dic 10
Home Noticias Armas convencionales Gasto Militar Mundial 2010 - SIPRI
Gasto Militar Mundial 2010 - SIPRI
Share

SIPRI con comentarios de NPSGlobal, Link al artículo original, 11 abr 2011.

El crecimiento de los gastos militares en el mundo se enlentece, pero el cuadro regional varía

Se estima que el gasto mundial ha sido $1.630 mil millones en 2010, un aumento del 1.3 por ciento en términos reales. Esto representa la tasa anual de crecimiento más baja desde del incremento del gasto militar global que comenzó después de 2001. Entre 2001 y 2009 el crecimiento anual promedió 5.1 por ciento en términos reales.

El crecimiento en 2010 se basa casi en su totalidad en los Estados Unidos, que da cuenta de $19.6 mil millones de los $20.6 mil millones en términos reales de crecimiento. Excluyendo los Estados Unidos, el total en el resto del mundo apenas cambió en 2010, aumentando en un insignificante 0.1%.

Sin embargo, esto enmascara una considerable variación regional:
• Rápidos incrementos en Sudamérica (5.8 por ciento) y en África (5.2 por ciento)
• Modestos incrementos en Medio Oriente (2.5 por ciento) y Asia y Oceanía (1.4 por ciento), este último mucho más lento que en los años recientes.
• Una caída en Europa (2.8 por ciento).

El impacto de la crisis

En muchos casos, las caídas o los lentos incrementos representaron una reacción retardada a la crisis financiera y económica mundial que estalló en 2008. En Europa, los gobiernos comenzaron a atacar a los crecientes déficits presupuestarios, habiendo previamente aprobado paquetes de estimulo en 2009. Las reducciones fueron particularmente sustanciales en las economías más pequeñas y vulnerables de Europa Central y del Este, así como en aquellos con dificultades presupuestarias particulares como Grecia. Asia presenta un caso algo distinto: la mayoría de las economías no experimentaron una recesión en 2009, pero el crecimiento económico se enlenteció, mientras que el gasto militar continuo creciendo bastante rápido. Por esto, los incrementos más lentos en 2010 representan hasta cierto punto un “rebalanceo” con el crecimiento económico. El gobierno chino vinculó explícitamente su menor crecimiento con el débil desempeño económico de China en 2009.

Los Estados Unidos

La tasa de crecimiento del gasto militar estadounidense se redujo en 2010, a 2.8 por ciento en términos reales comparado a un porcentaje anual de crecimiento de 7.4 por ciento entre 2011 y 2009. No obstante, Estados Unidos continua siendo excepcional en términos de su gasto militar. Así como es abrumadoramente el mayor gastador en términos absolutos, con 43% del total mundial, 6 veces más que su rival más cercano China, ha liderado el incremento global desde 2001, con un aumento del 81 por ciento en términos reales comparado con el 32.5 por ciento del resto del mundo. Además, el porcentaje del PBI norteamericano dedicado a las fuerzas armadas – “la carga militar” – ha crecido considerablemente, de 3.1 por ciento en 2001 a un estimativo de 4.8 por ciento en 2010, mientras que en la mayoría del resto del mundo la carga militar se ha reducido o mantenido estable. De los países que SIPRI tiene datos confiables, es probable que Estados Unidos haya tenido la mayor carga militar sin contar al Medio Oriente en 2010, en base a proyecciones del FMI para el PBI.

Aún con los esfuerzos para reducir el creciente déficit presupuestario estadounidense, el gasto militar continúa recibiendo un tratamiento privilegiado. El presupuesto para el año fiscal 2012 del Presidente Obama anunció un congelamiento de 5 años de los gastos discrecionales no relacionados con la seguridad, pero el gasto militar, junto con otros gastos de seguridad como inteligencia y Seguridad Nacional (Homeland Security) están exentos. De ocurrir ciertos recortes estarán relacionados con el fin de la presencia de tropas de Estados Unidos en Irak y con el retiro gradual de Afganistán, en vez de con recortes a la “base” del presupuesto de defensa. Si se toman en conjunto, estas cifras sugieren que Estados Unidos continua dando prioridad a mantener un poder militar abrumador como la base de su seguridad y status. Proyecciones de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Oficina de la Casa Blanca (basadas en los Pedidos de Presupuestos de Defensa para los Años Fiscales 2011 y 2012 de la Administración de Estados Unidos) muestran otro gran incremento en los presupuestado para el 2011, seguido de una decrecimiento en 2012 – el último debido al retiro de las fuerzas norteamericanas de Irak – pero aún gastando cerca de 4 por ciento más en términos reales en 2012 que en 2010. A pesar de esto, las continuas disputas presupuestarias entre la administración y el Congreso significan que el escenario para 2011 y 2012 todavía es muy incierto.

Sudamérica

La región con el mayor incremento en el gasto militar en 2010 fue Sudamérica, con un incremento en términos reales del 5.8 por ciento, alcanzando un total de $63.3 mil millones. Entre 2001 y 2009, el gasto militar regional se incremento en un promedio anual de 3.7 por ciento. Este incremento acelerado en Sudamérica es sorprendente dada la ausencia de amenazas militares reales para la mayoría de los estados de la región, y de la existencia de necesidades sociales más prioritarias.

Razones para el incremento
Parte de la explicación para este aumento es simplemente económica, con la región disfrutando de un fuerte crecimiento económico en los últimos años. Mientras que en otras regiones, los efectos de la recesión económica mundial causaron que se reduzca el gasto militar o que por lo menos se incremente de forma más lenta en 2010, esto no fue el caso en Sudamérica. Las economías de Latinoamérica y el Caribe fueron en general más resistentes a la crisis, con una proyección de tasa de crecimiento de 6 por ciento para 2010.

Sin embargo, la economía por sí sola no logra explicar completamente el aumento del gasto militar en Sudamérica. Hay varios factores atrás de esta tendencia.

Es probable que la geopolítica este atrás de los incrementos en los gastos militares de los principales gastadores regionales. De hecho, Brasil – cuyo incremento del 9.3 por ciento refiere a $2.4 mil millones de los $3 mil millones de aumento regional en términos reales – está buscando proactivamente proyectar su poder e influencia más allá de Sudamérica a través de la modernización de su sector militar. A través de recientes acuerdos de armamentos que incluyen helicópteros de combate, submarino y nuevos aviones de combate, Brasil busca ocupar un rol más importante en las relaciones internacionales.

Las amenazas internas a la seguridad impulsan la tendencia en algunos países. Colombia, que ha estado involucrado en un conflicto armado desde los 60s, ha incrementado su gasto militar un 72 por ciento desde 2001, incluyendo un aumento de 7.2 por ciento en 2010, alcanzando un total de $10.7 mil millones. Se esperan mayores incrementos hasta el 2014. Perú también ha incrementado sus gastos dado que el gobierno busca aumentar sus capacidades militares para combatir a la resurgente insurgencia del Sendero Luminoso. En 2010 Perú gasto $2.15 mil millones, un aumento del 16 por ciento en términos reales comparado con el 2009, el mayor en Sudamérica. En otros países, los aumentos en los gastos militares se explican en su mayoría por un aumento en los costos de personal (incluyendo salarios, retiros y pensiones). De hecho, una característica remarcable del gasto militar en América Latina es que tiende a estar dominado por gastos de personal, que abarcan típicamente el 50-70 por ciento del presupuesto. Argentina, por ejemplo, aumento su gasto militar en un 6.6 por ciento en 2010, debido en su gran mayoría a aumentos en los salarios.

En vistas de la creciente tendencia en el gasto militar a través de América Latina hubo renovados llamados en 2010 para mejorar la transparencia de los gastos militares y las compras de armas. La Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) se comprometieron a fortalecer los mecanismos de transparencia existentes – tal como la Convención Interamericana sobre Transparencia en la Compra de Armas – y a que los estados miembros reporten regularmente sus gastos militares y compras de armas para los registros de Naciones Unidas. Algunos países vecinos en Sudamérica han realizado también acuerdos bilaterales para armonizar el reporte de sus gastos militares (Ecuador y Perú, y Perú y Chile) como una forma de construcción de confianza y para crear más transparencia.

Venezuela: yendo en contra de la corriente
En Venezuela, el gasto militar cayó en un 27.3 por ciento en 2010, contrariamente a la tendencia regional, y ahora está un poco por debajo del nivel de 2001 en términos reales. Sin embargo, la compra de armas continúan, en su mayoría financiadas a través de préstamos del principal proveedor de armas de Venezuela, Rusia. Por lo tanto, los costos de estas compras podrían no aparecer en las cifras del presupuesto publicado.

Reducción simultánea de la compra de armas
Mientras que en años previos, una oleada de compras de armas había generado preocupación sobre una eventual carrera armamentista en Sudamérica, el ciclo de adquisiciones también tenderá a reducirse en los próximos años, pero no necesariamente finalizará.

Se espera que Chile, el mayor importador de armas de la región, reduzca su tasa de adquisiciones luego de la abolición de la ley especial que otorga el 10 por ciento de las ganancias por la exportación de cobre a las fuerzas armas específicamente para la compra de armas. La llamada “Ley Secreta del Cobre” será reemplazada por un nuevo sistema para financiar la compra de armas, que probablemente será administrada por el Ministro de Finanzas.

El gobierno brasileño también anunció que, en vistas de los recientes cortes presupuestarios, la decisión de comprar aviones de combate – el “Programa FX-2” – así como fragatas y navíos de patrullaje offshore (OPVs) se demorará hasta próximo aviso.

Tendencias regionales

África
• El gasto militar total estimado en África en 2010 fue de $30.1 mil millones ($10.6 mil millones en el Norte de África y $19.5 mil millones en África Subsahariana).
• El gasto aumentó en un 5.2 por ciento en términos reales con respecto a 2009 (5.6 por ciento en África del Norte y 4.9 por ciento en África Subsahariana) y en un 64 por ciento comparado con 2001 (69 por ciento en África del Norte y 61 por ciento en África Subsahariana).

América
• El gasto militar total estimado en América en 2010 fue de $791 mil millones ($721 mil millones en América del Norte, $6.5 mil millones en América Central y el Caribe, y $63.3 mil millones en Sudamérica).
• El gasto aumentó un 3 por ciento en términos reales con respecto a 2009 (2.8 por ciento en Norteamérica, 1.9 por ciento en América Central y el Caribe, y 5.8 por ciento en Sudamérica), y en un 76 por ciento comparado con 2000 (80 por ciento en Norteamérica, 28 por ciento en América Central y el Caribe, y 42 por ciento en Sudamérica).
• El gasto militar aumentó significativamente en 7 de los 10 países Sudamericanos de los cuales se tienen datos. Los porcentajes mayores fueron en Paraguay (16.4 por ciento) y Perú (15.9 por ciento).

Asia y Oceanía
• El gasto militar total estimado en Asia y Oceanía en 2010 fue de $317 mil millones ($211 mil millones en Noreste de Asia, $52.1 mil millones en Asia Central y del Sur, $28.7 mil millones en el Sudeste de Asia y $25.7 mil millones en Oceanía).
• El gasto militar en la región aumentó un 1.4 por ciento en términos reales con respecto a 2009 (incrementos de 2.1 por ciento en Noreste de Asia, 4.1 por ciento en Oceanía y 0.7 por ciento en Sudeste de Asia, y una caída de 2.2 por ciento en Asia Central y del Sur).
• La tasa de crecimiento de la región como un todo y en las subregiones asiáticas en 2010 fue mucho más lenta que en años previos, y la caída en Asia Central y del Sur fue la primera en una década. Los aumentos absolutos más grandes en 2010 fueron de China ($4.4 mil millones) e Indonesia ($1.3 mil millones). La caída absoluta más grande fue de India ($1 mil millón).

Europa
• Gasto militar total estimado en Europa en 2010 fue de $382 mil millones ($268 mil millones en Europa Occidental, $65.5 mil millones en Europa del Este y $48.3 mil millones en Europa Central y del Sudeste).
• El gasto militar en la región cayó un 2.8 por ciento en términos reales comparado con 2009 (2.6 en Europa Occidental, 1.3 en Europa del Este, y 5.5 por ciento en Europa Central y del Sudeste). Sin embargo, el gasto militar en Europa es todavía un 11.9 por ciento mayor que en 2001 (88 por ciento en Europa del Este y 5.2 por ciento en Europa Occidental, pero un 2 por ciento menor en Europa Central y del Sudeste).
• Las reducciones muestran que la crisis económica y financiera global está comenzando a afectar el gasto militar en Europa.

Medio Oriente
• Gasto militar total estimado en Medio Oriente en 2010 fue de $111 mil millones, lo que implica un incremento del 2.5 por ciento en términos reales con respecto a 2009.
• El gasto militar en Medio Oriente fue alrededor de 35 por ciento mayor en términos reales en 2010 que en 2011. La mayor parte del incremento ocurrió durante el período 2002-2007, desde entonces el gasto se ha mantenido estable.
• El mayor incremento absoluto en la región en 2010 fue de Arabia Saudita ($1.6 mil millones), mientras que los mayores incrementos relativos fueron de Irak (12 por ciento) y Líbano (9.7 por ciento).

Queda en evidencia que, a pesar del multilateralismo económico que se profundiza a nivel sistémico, Estados Unidos continua siendo la mayor potencia militar del planeta con una disparidad abrumadora sobre sus principales competidores. Cualquier proceso de desarme o limitación de armamentos que se intente abordar carecerá de peso global si Estados Unidos no asume un rol de liderazgo y asume sus responsabilidades, producto no sólo del tamaño y desarrollo de su arsenal convencional, sino también por ser el principal beneficiario del negocio armamentista. A su vez, es importante remarcar que, a pesar de la crisis económica y financiera que azotó con gran fuerza al sistema económico norteamericano, continua siendo una prioridad para la actual administración mantener esta gran capacitad militar como pilar de la seguridad nacional (la mención del SIPRI del “prestigio” es totalmente acertada en este caso).

En el caso sudamericano, el análisis del SIPRI es también destacable. En primer lugar, pone en evidencia que la afamada carrera armamentista - de la cual se temió durante los últimos años – no resulto ser de tal magnitud por el momento. Los incrementos en los gastos militares estaban más relacionados con cuestiones internas a los estados, productos principalmente de las dinámicas de las política interna de los diferentes actores, que con conflictos regionales concretos con algún vecino. El caso de Brasil estuvo vinculado con sus ambiciones de potencia y con la necesidad de controlar efectivamente su territorio; esta última razón también utilizada por Colombia, quién se encuentra en un estado de conflictividad interna desde hace medio siglo, y por Perú, que ha visto el resurgimiento de las actividades de Sendero Luminoso. En el caso chileno también estaba más relacionado al juego de actores a nivel interno, donde la legislación nacional otorga recursos extraordinarios a las fuerzas armadas para que los utilicen a su discreción en la compra de armamentos; el gobierno de Piñera ya se encuentra modificando esta legislación tan cuestionada para instaurar un control civil sobre dichos procedimientos. A su vez, es de gran importancia resaltar que la gran proporción del gasto militar en la región es acaparada por los sueldos, retiros y pensiones, por lo que una gran parte del aumento del gasto militar está relacionado más a cuestiones económicas y sociales internas que a cuestiones geopolíticas regionales.

Para mayor información:
Stephanie Blenckner
Communications Director
Email: Esta dirección de email está protegida contra robots de spam. Necesita activar JavaScript para poder verla.

Traducción NPSGlobal

Volver

 


Síganos en